Chile: Testimonios violencia policial, paramilitar y forestal

21 de marzo de 2016

chile22mzo16.jpgEn el sector Curaco perteneciente a la comuna de Pocuno vive nuestra querida Compañera Petronila Catrileo y su familia. La tierra que ellos ocupan es por herencia familiar.

Sin embargo su casa se encuentra rodeada por tres forestales las cuales desde la promulgación del Decreto de Ley 701 de fomento forestal, decreto instalado desde la dictadura militar en 1974, los particulares y empresas dedicadas a la producción de madera basada en plantaciones de pinos y eucaliptus comenzaron a entrar con más fuerza en el territorio ancestral mapuche acaparando tierras de los habitantes de los lof mapu.

En consecuencia del avance de las forestales en el sector de Curaco particularmente, estas se han transformado en una amenaza permanente de sobrevivencia de la familia, pues ellos se encuentran arrinconados y rodeados principalmente de plantaciones de las forestales que además de poner en riesgo vital a las familias por posibles incendios, así como por contar con cada vez menos espacios para la producción de alimentos.

No obstante, frente a las difíciles condiciones de supervivencia en el sector, se suman los reiterados ataques homicidas a los que se ha visto expuesta la familia. Estos ataques se han materializado mediante la quema de una casa de Petronila y posterior baleo a la casa que actualmente habitan, encontrándose en su interior: adultos mayores, niños y jóvenes que constituyen el núcleo familiar.

chi22mzo16.jpgEn los hechos perpetrados la familia reconoce como responsables al pastor evangélico de apellido Silva así como a otros de los vecinos que colindan con sus tierras y que además sospechan que su actuar tendría características paramilitares y estarían operando de acuerdo a un móvil que los vinculara con las forestales que buscan seguir aumentando su expansión en el territorio mapuche, pues no se explica de otra manera este inusual y extremadamente violento actuar manifestado en los hechos que los afectan como familia mapuche.

Otro antecedente que se mimetiza con el anterior es la violencia policial en el sector, en cuanto al permanente hostigamiento a los habitantes del lof, las amenazas y campaña permanente del miedo a las mujeres y niños. A esto se suman los violentos allanamientos y detenciones ilegales usando métodos de torturas a jóvenes que se han organizado para producir la poca tierra con la cuentan y desde esa lógica productiva ancestral, generar soberanía alimentaria a las familias.

por ANAMURI

Posted in Uncategorized