Argentina: Una mujer donde coinciden los sueños y la formación política – nota a Gilma Benitez

13 de abril de 2015

Colectivo Comunicación CLOC La Vía Campesina

285301514_640.jpgA 288 metros sobre el nivel del mar, en la localidad de Ricaurte, municipio de la República de Colombia, en el cual se puede encontrará una importante producción de maíz, ajonjolí, sorgo, cereales, algodón y café, nació la compañera Gilma Benítez. A quien en esta V Asamblea Continental de Mujeres del Campo que está celebrando la CLOC – Vía Campesina se le rindió homenaje, debido a su incasable espíritu de lucha por concretizar más allá de los sueños el asalto al cielo que supone la construcción de una sociedad que permita elevar el verdadero potencial de los seres humanos.

Aún en sus últimos años afectada por el cáncer, el cual terminaría con su vida material el 24 de marzo del 2014, mantuvo la activa militancia que le caracterizó siempre, motivando a los demás a seguir en el afán de la lucha. En eso coincide sus compañeros/as dentro de la CLOC. Rita Zanotto, parte de la Secretaria Operativa de la CLOC Suramérica, repite que su último mensaje para su compañeros/as fue; “No se olviden de los sueños que hemos construidos juntos, hay que materializarlos”.

Desde muy joven inicio su militancia, destacándose en organizaciones en Colombia como la Coordinadora Nacional Campesina (CNC), desde donde fue ayudando a crear espacios tales como la Comisión Nacional de Mujeres Campesinas e impulsando espacios de formación a nivel nacional. Para el dirigente campesino, Ricardo Herrena, de la Coordinadora Nacional Agraria Colombia, al recordar a la compañera Benítez, se entrecruzan en su memoria sus primeros pasos de formación política y militancia, de la mano de ella, a quien describe como una persona profundamente preocupada por los procesos orgánicos de formación dentro de las organizaciones campesinas.

Diego Montón, Movimiento Nacional Campesino Indigena Argentina y secretario operativo de la CLOC – Vía Campesina, cree que con esta V Asamblea Continental de Mujeres que se gesta en la CLOC se van cumpliendo parte de los sueños de la compañera Gilma, quien mantuvo la perspectiva de que las mujeres campesinas no solo participaran dentro del movimiento campesino, sino que también fuera parte importante dentro de la dirección de los procesos políticos.

Gilma, quien fuera parte de la Asamblea Constituyente que se efectúo en su país el año de 1991, incidió en el mismo para que se ampliara y reconocieran los derechos de las mujeres colombianas, pero sobre todos los de las mujeres del campo. Por lo que también hizo suya la construcción a través de la vinculación de diversos sectores del Movimiento Popular de Mujeres en Colombia.

Jugo un importante papel en la realización de la Primera Asamblea de Mujeres del Campo de América Latina, al interior de la CLOC, en la cual, recuerdan sus compañeros, los alentó a que “solo con soles de ternura podemos abrir los surcos de la libertad”. También estuvo presente en la Primera Asamblea Internacional de Mujeres del campo de la Vía Campesina. Activa dentro de los movimientos sociales de Colombia, por lo que siempre mantuvo las banderas de la paz, de los Derechos Humanos, de la reforma agraria, por los derechos y en defensa de las mujeres.

Para Itelvina Massioli, del MST Brasil, Gilma Benítez, fue una gran constructora de la acción colectiva en aras de la unidad del movimiento campesino de la América Latina y el mundo, quien dejó el ejemplo para que los sueños no sean sólo para ser soñados, para que los espacios vacíos dejen de serlo con las necesarias actitudes revolucionarias que harán posible que los sueños dejen de habitar en el aire para que germinen en la tierra que van cosechando los campesinos/as de todo el mundo.

Posted in Uncategorized