Campaña Global Por la Reforma Agraria

La Campaña Global por la Reforma Agraria fue lanzada en 1999 por La Vía Campesina y FIAN, con el fin de apoyar y reforzar conjuntamente la lucha por una reforma agraria genuina y por el acceso a la tierra, como una condición previa para cumplir el derecho a una alimentación adecuada de los/as campesinos/as sin tierra. La Vía Campesina y FIAN consideran que los problemas relacionados con la reforma agraria implican un compromiso a largo plazo, pues la reforma agraria tiene por objetivo el cambio de las estructuras centrales de la sociedad, así como de la relación entre los distintos actores sociales.

 

La Campaña Global por la Reforma Agraria (CGRA) es reconocida ya por diferentes sectores, ya sean organizaciones campesinas, investigadores/as, ONG, agencias donantes, ciertas instancias de los gobiernos y organismos internacionales como la FAO y el Banco Mundial. Internacionalmente, la CGRA es reconocida como la mayor red de la sociedad civil que ha monitoreado, concienciado, hecho trabajo de cabildeo y realizado actividades en cuestiones relacionadas con la tierra.

 

La CGRA es una red de organizaciones dedicadas a temas relacionados con la tierra, con el objetivo de convertir la reforma agraria en una prioridad de las agendas de los movimientos sociales, ONG, agencias gubernamentales y gobiernos. La CGRA ha acumulado conocimientos y experiencias valiosas para apoyar las luchas locales y nacionales por la reforma agraria.

 

La CGRA ha expresado exitosamente una resistencia global contra las predominantes políticas neoliberales de tierra y de desarrollo rural. Cuando se lanzó la CGRA, las políticas del Banco Mundial representaban el dogma. Hoy en día, la crítica aumenta. La CGRA ha logrado buenos resultados, no sólo en sus críticas y en la articulación de la resistencia, sino también en el trabajo realizado para dar a conocer políticas alternativas de reforma de la tierra recomendadas por movimientos campesinos y de campesinos/as sin tierra.

 

Las misiones de investigación han probado ser instrumentos esenciales para denunciar las violaciones de los derechos humanos. Las cartas de solidaridad y las visitas son instrumentos de apoyo altamente apreciados. En algunos casos, las intervenciones han tenido efectos inmediatos y favorables para los/as campesinos/as afectados/as. En la mayoría de los casos, los cambios concretos requieren un apoyo a largo plazo. El intercambio de información y de experiencias ha sido extremamente exitoso para desarrollar formas de acción y reforzar el movimiento global de reforma agraria.

 

Situación y posición de hombres y mujeres respecto a la tierra. La Reforma Agraria y el empoderamiento de las mujeres.

 

Aunque la igualdad formal de las mujeres está establecida en convenciones de carácter jurídicamente obligatorio desde el punto de vista del derecho internacional y es reconocida en muchas legislaciones nacionales, en la práctica, las mujeres campesinas no disfrutan de igualdad de oportunidades en cuanto al acceso a la tierra, la participación, la tenencia y la producción en el sector agrario.

 

Se han desarrollado varias estrategias en contra de estas discriminaciones, sin embargo se puede observar una creciente “feminización” de la pobreza como resultado de las exclusiones múltiples.

 

A pesar de la alta participación de las mujeres campesinas en la producción agrícola, las mujeres en la mayoría de los casos no disponen de su propia tierra. Además, las leyes hereditarias o la práctica hereditaria de muchos países favorecen a los hijos mayores en vez de las viudas y cuando las mujeres pertenecen además a grupos marginalizados y vulnerables como, por ejemplo, a minorías étnicas, muchas veces corren el peligro de verse confrontadas con discriminaciones múltiples.

 

En este contexto, La Campaña Global por la Reforma Agraria concibe la implementación de reformas agrarias integrales como una de las medidas centrales para garantizar el derecho humano a alimentarse de los Sin Tierra en Asia, África y América Latina y como un camino para salir sosteniblemente del hambre y de la desnutrición. Ante las desigualdades existentes, la inclusión de perspectiva de género y de los derechos de las mujeres es una prioridad en las demandas de la Campaña Global.

 

Sin embargo, los procesos de contrareforma agraria de corte neoliberal que se ejercen actualmente en muchos países muestran cómo los grupos vulnerables son los primeros en ser afectados, bien sea por no ser lo suficientemente competitivos en un medio dominado por los principios del mercado, o al perder sus tierras a causa de la liberalización económica.

 

¿Por qué la Reforma Agraria viene de regreso?

 

En los inicios de este siglo muchas voces intentaron congelar los procesos de Reforma Agraria; parecía inconcebible que en la fase actual del capitalismo neoliberal se hablara de Reforma Agraria. El neoliberalismo trataba de enviar a los museos de historia la denominada “cuestión agraria” y otros conceptos entraron en agenda: los agronegocios, los clúster del mercado agrícola y el dumping como práctica comercial.

 

Sin embargo, mientras los Estados de todo el mundo abandonan el campo, el hambre sigue apareciendo en el campo y en las ciudades como la forma más indeseable de violencia hacia a los/as más pobres.

 

La Conferencia Internacional sobre Reforma Agraria y de Desarrollo Rural (CIRADR), promovida por la FAO (Organización de las Naciones Unidas par la Alimentación), con el apoyo de algunos gobiernos y que se realizó en marzo del 2006 en Porto Alegre, tuvo como propósito reconocer y poner a la Reforma Agraria en la agenda después de veinte y siete años de olvido.

 

Las resoluciones de esta conferencia y el encuentro paralelo pusieron nuevamente en la agenda de los gobiernos el tema de la tierra y territorio y por tanto, de esta forma se viene a dar la razón a los movimientos sociales que están en lucha por la Reforma Agraria, entre estos, Vía Campesina, FIAN y LRAN.

 

Posteriormente a esta conferencia se han realizado encuentros con carácter periódico para hacer seguimiento a los acuerdos de la CIRADR de la FAO. En estos encuentros participa por parte de las organizaciones sociales y ongs, el CIP (Comité Internacional de Planificación de la Sociedad Civil para la Soberanía Alimentaria), en el que está presente la LVC.

 

Desde la Campaña Global se han aprovechado las reuniones de la FAO para valorar los avances con relación al seguimiento de la CIRADR, realizando cabildeo e incidencia para poder estar en los centros de toma de decisión y acompañar a las organizaciones y gobiernos que está interesados en promover la Reforma Agraria.

 

Fruto del trabajo, en la última asamblea en Brasilia, la FAO se comprometió a dar seguimiento a los acuerdos de la CIRADR y se obtuvo el compromiso de algunos gobiernos a acompañar este proceso, por lo que se hace necesario mucho trabajo de incidencia ante estas instancias nacionales e internacionales.

En sesión de junio de 2007, el Consejo de la FAO adoptó las recomendaciones de COAG y decidió nombrar un nuevo centro coordinador de la FAO para el desarrollo rural: La División de Género, Equidad y Empleo Rural del Departamento de Desarrollo Económico y Social.

Durante el 2008 y en el 2009 el CIP se ha seguido reuniendo como colectivo y con la FAO para impulsar los acuerdos de la CIRADR y para defender la soberanía alimentaria y la Reforma Agraria.

 

Los objetivos marcados por la Campaña Global por la Reforma Agraria (CGRA).

 

Los objetivos de la Campaña Global por la Reforma Agraria eran y siguen siendo:

 

Luchar por que los/as campesinos/as tengan pleno acceso y control sobre los recursos naturales y productivos (tierra, semillas, agua, bosques, crédito, investigación, asistencia técnica y mercados), de modo que puedan vivir dignamente y contribuir a la soberanía alimentaria de los pueblos.

 

Garantizar la igualdad de derechos de las mujeres campesinas.

 

Fortalecer las organizaciones campesinas e indígenas como actores centrales de estos procesos de Reforma Agraria.

 

Promoción de investigaciones, estudios y misiones de solidaridad y monitoreo de los DDHH en cualquier lugar del mundo donde existan procesos de Reforma Agraria o existan conflictos vinculados a la injusta distribución de la propiedad y uso de la tierra; divulgación de dichos documentos.

 

Denunciar las violaciones a los DDHH en las luchas por la tierra; incidencia y cabildeo en instituciones multilaterales como la Comisión de DDHH de las Naciones Unidas.

 

Acompañar todos los procesos de Reforma Agraria en todas regiones del mundo.

 

Programas de capacitación para los/as campesinos/as en materia de lucha por la tierra (temas legales, conservación de tierras recuperadas, etc.) e intercambio de experiencias:

 

1. Cómo documentar un caso de violación de DDHH.

 

2. Cómo darle seguimiento a los juicios por toma de tierras.

 

3. Legalización de las tierras.

 

4. Qué es la Reforma Agraria integral y el acceso a los recursos naturales.

 

5. Seguimiento de la Conferencia Mundial de Reforma Agraria y Desarrollo Rural de la FAO.

 

6. Liderazgo.

 

7. Manejo de conceptos de tierra, espacio y territorio.

 

 

 

 

 

 

 

 

Posted in Uncategorized