Declaración CLOC LVC en Solidaridad militante con el pueblo y el gobierno revolucionario de Venezuela

Los delegados de 22 países  reunidos en Santadercito, Cundinamarca, Colombia en el marco de la 2a Asamblea Continental CLOC VC Fidel Catsro, condenamos enérgicamente las graves  amenazas y peligros que hoy se ciernen sobre el pueblo y gobierno venezolano.

El imperialismo ha construido una conspiración internacional donde ha utilizado la estrategia del caos, la violencia vandálica, con el propósito de propiciar una intervención extranjera  que produzca una destrucción de los logros alcanzados por la revolución  bolivariana, para enterrar los derechos sociales y políticos que son el legado del comandante Chávez. Esta conspiración internacional se produce en un momento en que las políticas del imperialismo, hacen que confluyan sus intereses y objetivos estratégicos con las  oligarquías del continente, los gobiernos entreguistas  de derecha y la burguesía nacional, con el uso masivo de los medios de comunicación que controlan las grandes corporaciones transnacionales de  la desinformación y la comunicación  junto a operadores políticos como el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, títere de los intereses imperialistas.  La estrategia ha estado encaminada al aislamiento político y diplomático de Venezuela a través de  acciones ilegales promovidas en el seno de la OEA, Mercosur y otras instancias internacionales multilaterales.Todos los esfuerzos están encaminados a preparar condiciones para una acción armada en tierra venezolana.

Esta acción se produce tras cuatro años de un masivo ataque contra el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro que incluyen concertaciones para la reducción del precio del petróleo en el mercado petrolero, brutales ataques a la economía interna mediante la alteración y distorsión de los sistemas de producción, distribución y consumo de bienes esenciales como alimentos y medicinas para negar el acceso de la población, sistemáticos ataques especulativos a la moneda y al sistema de precios, propiciando una escalada inflacionaria, bloqueo del  acceso al crédito internacional mediante la manipulación del riesgo país, cierre de fuentes financieras y saboteo a las operaciones regulares de la República por parte de la banca internacional.

Esta conspiración ha entrado en una fase de aceleración, recurriendo nuevamente al recurso de la violencia, la promoción del odio y el caos social. 
Se ha diseñado un esquema de violencia vandálica callejera y agresiones al espacio público y bienes privados (incendios y saqueos), mediante la contratación de delincuentes comunes o delincuentes políticos, en particular utilizando a jóvenes opositores y mercenarios a sueldo.

Para provocar incidentes que justifiquen la “represión” que se vende al mundo, las protestas diseñadas por la oposición venezolana se realizan violando normas de movilidad, cerrando calles y vías públicas mediante acciones relámpago, asalto al transporte público o se anuncian concentraciones en lugares y zonas de seguridad. Se busca mediante la violencia desestabilizar la democracia venezolana y aprovechando  a los vende patria como el Secretario General de la OEA, Parlamentos y Gobiernos de Derecha, pretenden mostrar un conflicto civil que haga ingobernable el país, justifique una intervención extranjera y produzca el derrocamiento del Presidente Nicolás Maduro, o fuerce una ilegal transición inconstitucional mediante un “adelanto de elecciones” que no existe en la Constitución ni en las leyes venezolanas.

La ilegal e inexistente Resolución sin embargo ha sido presentada al mundo como una decisión legítima de la OEA y como el inicio de la aplicación de la Carta Democrática Interamericana a Venezuela. La legitimación de la violencia por parte de la OEA al declarar ilegalmente una supuesta “ruptura del orden constitucional” en Venezuela,  da luz verde a todo acto de violencia terrorista, incluyendo asesinatos y saqueos que se producen en las calles de algunas ciudades de Venezuela, ya que se hace supuestamente en nombre de la  libertad y por el restablecimiento de la democracia.Acusamos a Luis Almagro y a la OEA de legitimar y apoyar la violencia política en Venezuela, y los responsabilizamos por las muertes, heridos, y los daños producidos a la infraestructura pública y a bienes privados productos de esas manifestaciones.Denunciamos a las oligarquías regionales y Gobiernos de derecha que se han confabulado para agredir y desestabilizar la democracia venezolana, violando los sagrados principios de soberanía, autodeterminación y no injerencia en los asuntos internos de otro Estado.

Ante este escenario los participantes de la II Asamblea Continental de la CLOC VC Fidel Castro, expresamos nuestra solidaridad militante con el pueblo venezolano y su Gobierno Revolucionario e invitamos a la solidaridad internacional para desmontar las patrañas contra Venezuela, denunciar esta macabra operación de agresión y alertar al mundo acerca del peligro que se cierne sobre la democracia venezolana.

Como ha dicho el Presidente Maduro, el triunfo de Venezuela debe ser la paz, pero una paz que no significará nunca entregar los ideales y los sueños de la Revolución, sino una paz que nazca de la derrota definitiva de los violentos y terroristas y de un diálogo sincero afianzado en la búsqueda de soluciones a los problemas del país y de reconocimiento mutuo entre los actores políticos.

Viva Venezuela libre y soberana.

 

Santadercito, Cundinamarca, Colombia, 4 de mayo del 2017.

Posted in Uncategorized