Ecuador un día después del intento de golpe de Estado

Después de que este jueves 30 de septiembre vivieran los ecuatorianos un ambiente de inestabilidad institucional, por el intento de golpe de estado provocado por la policía y grupos de poder, este viernes la normalidad cotidiana se viven en las diferentes calles y avenidas de la ciudad de Quito.

 La tarde noche de ayer miles de ecuatorianos y ecuatorianas se concentraron en la Plaza Caroteled o Plaza Mayor para mostrar su respaldo a la Revolución Ciudadana de Ecuador; hombres y mujeres de todas las edades, así como organizaciones indígenas, campesinas, de jubilados y jóvenes entre otros se movilizaron desde diferentes regiones del país para exigir respeto a la decisión ciudadana, así como mostrar su repudio a todo intento de golpe de Estado.

_dsc2709 

Foto: Cientos de habitantes ecutorianos concentrados en la Plaza Grande

Autoridades de gobierno se apostaron en el Palacio de Gobierno para dirigirse a quienes se concentraron en la plaza y a toda la población de Quito y animaron a las y los ecuatorianos a salir a las calles a manifestar de forma pacífica y exigir el respeto a la decisión de las y los ecuatorianos, y condenar las acciones de los golpistas.

 “Correa amigo, el pueblo esta contigo” “arriba el poder ciudadano”, “Vamos Correa, Correa no se ahueva carajo” eran algunas de las consignas que coreaban miles de hombres mujeres jóvenes niños y niñas en la plaza central cuando el presidente de Ecuador, Rafael Correo se hizo presente en el balcón del Palacio de Gobierno.

  “Para mi es unos de los días mas tristes de mi vida, sin duda el día más triste de mi gobierno, por un grupo de desquiciados por la infamia de los conspiradores de siempre” señalo el mandatario ecuatoriano. “Maltrataron, secuestraron al presidente y para liberarlo han caído hermanos ecuatorianos; es un día de profunda tristeza que jamás creí que iba a llegar a mi gobierno de paz y justicia y del buen vivir”, agregó el mandatario.

 Correa solicitó a los presentes un minuto de silencio por aquellos que dieron la vida en el momento de su rescate en el hospital de la policía, donde permaneció secuestrado por los mismos elementos policiales durantes varias horas. El mandatario agregó que existen integrantes de varios partidos que quieren conspiran contra su gobierno.

 Cuando el mandatario narraba el cruce de balas y bombas lacrimógenas que se vivieron en el hospital, quienes se concentraron en la plaza gritaban: “Lucio asesino, Lucio asesino” refiriéndose a Lucio Gutiérrez ex presidente de Ecuador, quien sospechosamente había salido al extranjero y desde allí incitó a disolver el parlamento y convocar elecciones anticipadamente.

 El presidente de Ecuador Rafael Correa agradeció a todo el pueblo ecuatoriano que se unió en defensa de la democracia y el estado de derecho, también mencionó la valentía de la guardia presidencial que fue maltratada por la misma policía, “hermanas y hermanos un agradecimiento al inmenso pueblo de todos los departamentos del Estado ecuatoriano. También agradeció a los presidentes de América Latina y del mundo entre los que mencionó los países de Colombia Venezuela Chile Argentina, entre otros.

 Al final de su discurso el mandatario solicitó a los militares a no dejarse engañar por quienes quieren conspirar contra su gobierno, y a la población a estar alertas y permanecer en unidad para enfrentar a los vende patrias.

 Ante la rebelión policial vivida este jueves en la ciudad de Quito el ministro de Seguridad Interna y Externa Miguel Carvajal declaró estado de excepción por una semana, las clases fueron suspendidas este viernes la actividad comercial así como la atención bancaria es irregular.

 A pesar de que la policía fuertemente armada amotinada en diferentes puntos de la ciudad, reprimía y cometía atropellos contra la población, la amplia participación y movilización popular se hizo de manifiesto este jueves. La contundente respuesta popular ha puesto de manifiesto los niveles de conciencia, dignidad y organización del pueblo ecuatoriano, así como su disposición a no permitir el regreso a un pasado de oprobio y beneficio de una minoría.

Posted in Uncategorized