La furia del capitalismo verde

Miércoles 29 de Febrero de 2012

Ahora, no las carabelas con Portugués, Español, Inglés, Francés y otros en el Norte desarrollado. Las empresas transnacionales vienen del norte, con lo que en el remolque de los gobiernos de sus países, con la propuesta “verde” y llevando dentro de él la subordinación de las personas más al sur. La tierra, el lastre del capital natural se cotizan en las bolsas de valores. Este recordatorio se extiende también a otros elementos de la naturaleza como el aire, la biodiversidad, la cultura, el carbono – Patrimonio de la Humanidad.

Esta estrategia, en primer lugar, está siendo utilizado por los propietarios del gran capital, por temor a que se hace evidente a la humanidad que los desastres ambientales no son tan naturales, sino el resultado de la explotación ilimitada de la naturaleza, con el fin de engordar su beneficios ya fuertes a través de la cultura de consumo conspicuo, sutilmente impuestas a las sociedades. Por otro lado, como una solución a la crisis por la que pasa el capitalismo global – ahora vestido de verde – que demuestra la capacidad para reciclarse. En este contexto, la capital ha venido mostrando desde la Eco 92, sus propuestas en los convenios sobre el clima celebradas hasta ahora.

El mecanismo de Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación (REDD) no va a disminuir la contaminación. Se trata de una farsa. De hecho, en el mejor de los casos, significa que el comercio “seis por media docena”. Los contaminadores corporativos en los países ricos pagar por los países del norte de Sur y seguir contaminando. En este contexto, los pueblos indígenas están siendo acosados ​​por las ONG al servicio de las empresas estadounidenses que hayan suscrito un contrato para ceder sus tierras y bosques para la captura de CO2.

Con el Pago por Servicios Ambientales (PSA), la relación con la naturaleza es ser mercantilista, es decir, los principios de respeto por el ser humano con la naturaleza se sustituyen por el valor de mercado y se mide en las bolsas de valores. El dinero lo resuelve todo, paga por todo.

Los mecanismos de “capitalismo verde” reducir la capacidad de intervención del Estado y los pueblos en el manejo de sus bosques y sus territorios, que ahora tienen la carga de permitir la compensación ambiental masivo en favor del mantenimiento de las modalidades insostenibles de desarrollo de los países ricos, y en rápido desarrollo, el caso de Brasil se.

Mecanismos de compensación para la captura de carbono en peligro la soberanía nacional, a través de la expansión transnacional de la consolidación del poder y control sobre la gente y los gobiernos, aguas, territorios y las semillas en el Sur, además de cambiar los estilos de vida de las comunidades locales ahora se trata de proveedores de “servicios ambientales”.

Los Mecanismos de Limpieza llamados Desarrollo Limpio (MDL) apoyar la construcción de estas represas para ser clasificados en esta categoría. No es casualidad que muchos se están construyendo, muchas de ellas incluso los pueblos indígenas – como es el caso de Belo Monte, San Antonio y Jirau.

Al estar de acuerdo a los contratos de REDD, las comunidades indígenas están obligados a dar sus bosques durante 30 años y ya no puede usar, bajo amenaza de ser criminalizados. Es el “pagador” que definen lo que el “receptor” puede o no hacer, son àsgrandes sujetas las empresas transnacionales y los gobiernos internacionales.

Estos “contratos de carbono” violó la Constitución Federal que garantiza a los pueblos indígenas el uso exclusivo de su territorio. Las personas que pierden autonomía en la gestión de su territorio a cambio de que los recursos naturales integrados en el mercado internacional.

Este es un nuevo momento histórico, absolutamente nuevo, pero con características que se observan en otras ocasiones: la recuperación del capital internacional y el despojo de los pueblos indígenas.

Las personas vinculadas a estos contratos se transforman en sirvientes de los ricos, de la condición de los niños, los cuidadores y protectores de la Madre Tierra (Pacha Mama) de la condición de promotores de capital natural, creando así una nueva categoría de trabajadores de la industria carbono.

Para los pueblos indígenas, la tierra es nuestra madre. Los árboles son el pelo, los ríos son la sangre que corre por sus venas. Para el “capitalismo verde”, los ríos se consideran la infraestructura natural y la naturaleza de una fuerza que debe ser aprovechada para el beneficio de un progreso diciendo: autofagia profunda, penetrante y totalitario.

Ejemplos de cómo es la relación de los pueblos indígenas con la naturaleza abundan. Para los guaraníes entraron en el bosque, por la mañana, orar y pedirle a la orientación Nhanderu en la dirección que debe ir. REDD, PSA naturaleza transformada en una mercancía, la gratuidad de la obligación, contractual mística, el bienestar de ‘los beneficios del capital “supuestas. Es la mercantilización de lo sagrado y la mercantilización de las relaciones humanas en la interfase con el medio ambiente.

Hay que recuperar la memoria de la humanidad en nuestros vínculos con la naturaleza, expresada en Suma Kawsay (Buen Vivir). El medio ambiente y las culturas que viven en armonía con ella debe ser la base para el desarrollo humano y la sociedad, no un pedazo de la economía de mercado.

En la convivencia con los indígenas, dan cuenta de que, con su conocimiento y sabiduría, fuente de inspiración para otro tipo de sociedad donde el modelo es que prevalezca en el mar , respetar y vivir en armonía con la naturaleza.

El “capitalismo verde” es sinónimo de neo-colonialismo. En el siglo 21, los nuevos ‘espejos’ – PSA, REDD – recordando a la estrategia utilizada por los colonos en el siglo 16 para conquistar y destruir a los pueblos indígenas, apoderándose de sus tierras.

El Consejo Indigenista Misionero (CIMI), después de analizar la lógica del “capitalismo verde” – dijo sostenible – y sus consecuencias para las poblaciones más experimentado y explorado el mundo, especialmente los indígenas, quiere unirse a los otros sectores organizados que dicen No la financiarización de la naturaleza, no una “economía verde” y no al mercado de carbono.

Luziânia, 3 de febrero de 2012.

Posted in Uncategorized