Perú: CNA: Campesinos e indígenas no olvidamos el Autogolpe ni sus nefastas consecuencias

5 de abril de 2016

peru5abr16.jpgHoy 05 de abril, la Confederación Nacional Agraria – CNA, gremio representativo de pueblos originarios, familias campesinas y productores de la pequeña agricultura, apela a la memoria colectiva para conmemorar un año más del Autogolpe de Estado de Alberto Fujimori y expresar lo siguiente:

– Alberto Fujimori, Presidente del Perú durante 10 años, se convirtió en dictador un 05 de abril de 1992, al anunciar la disolución del Congreso de la República. El objetivo era alinear las fuerzas legislativas hacia la creación de una nueva Constitución Política (1993), la cual permitió la liberalización del mercado, la supresión de derechos laborales, la no intervención del Estado y la venta de las empresas públicas; hechos que atentaron contra nuestra soberanía.

– El régimen impuesto acomodó el aparato estatal al servicio de la inversión privada extranjera en asuntos estratégicos de la economía nacional, como el impulso de las industrias extractivas en desmedro de la agricultura familiar. La organización de las comunidades campesinas y sus derechos también fueron mellados al promoverse la titulación individual de las tierras de la costa y sierra del país y la promoción de las inversiones privadas a través de la Ley de Tierras. El campesinado dejó de tener rol activo y fue relegado como mero receptor del asistencialismo estatal. La medida incrementó la pobreza y profundizó las brechas sociales, creando dependencia de falso desarrollo entre el campo y la ciudad.

– Aprovechándose del contexto del conflicto armado interno, las medidas también deslegitimaron a las organizaciones sociales de base como CNA, en su rol como medios válidos de diálogo entre el Estado y la población. Los dirigentes, líderes de opinión y todo aquel que se oponía al modelo impuesto, fueron víctimas de hostigamientos, persecuciones y atentados contra su vida; cometiendo contra ellos crímenes de lesa humanidad.

– Siguiendo las direcciones del Consenso de Washington, el régimen Fujimorista, aplicó políticas de control de la natalidad a través de campañas de esterilización forzosa que fueron practicadas sobre todo a mujeres de las localidades rurales del país. Son alrededor de 200 mil mujeres que esperan justicia y reparación por quitárseles el derecho a ser madres.

– La corrupción encontró en el régimen un espacio donde institucionalizarse. Hasta el momento, las investigaciones judiciales y periodísticas dan cuenta de actos de corrupción con los que se benefició a negocios de narcotráfico, se compró el silencio de los medios de comunicación y se ganó la complicidad de congresistas y funcionarios públicos que pudieran comprometer los intereses del grupo de poder.

Estos largos 10 años de gobierno no han quedado impunes en la memoria de la CNA. Ahora, la agrupación Fuerza Popular, nuevo rostro del Fujimorismo, se perfila a disputarse el sillón presidencial. Para nuestra organización este grupo no nos representa y tampoco da garantías de vida democrática, pues no ha demostrado en su trayectoria defender la agenda y los intereses de las familias indígenas y campesinas del país. Al contrario, ha mellado nuestra dignidad; además de seguir promoviendo políticas de desarrollo que ven nuestros territorios y riqueza cultural como oportunidad de negocio.

Por este motivo, nuestra organización se suma al llamado de movilización nacional para no permitir que ocurra una vez más un 05 de abril. Pero también para recordarle a todos los grupos de poder que los pueblos del campo sabemos organizarnos y defender nuestros territorios y legado cultural. Nuestra visión es la Soberanía Alimentaria, el pleno ejercicio del Derecho al Territorio y las apuestas por una vida digna.

¡Nuestra memoria colectiva nos lo dice: Fujimorismo nunca más!
¡Territorio y Soberanía Alimentaria para nuestro Buen Vivir!

Posted in Uncategorized