Brasil: Entrevista a Alexandre Conceição MST – reelección de Dilma Rosseff y los movimientos sociales

1 de noviembre de 2014

alexconmst.jpgEl gran desafio es seguir luchando por reformas estructurales. 

En entrevista para la página del MST, Alexandre Conceição, de la coordinación nacional del MST, afirma que el papel de la militancia en esta disputa electoral fue fundamental para la reelección de la presidente Dilma Rousseff (PT), y añade que los movimentos sociales tienen el gran desafio de seguir luchando por reformas estructurales en Brasil.

Conceição se refirió además a la Reforma Agraria: junto a la lucha por la Constituyente Exclusiva mantendremos firme nuestra lucha por la tierra y la democratización de su acceso y uso. (…) La lucha por la Reforma Agraria es urgente y necesaria, y la presidenta reelecta debe reconocer ese hecho y asentar a las más de 120 mil famílias acampadas en todo Brasil., refirma, al decir que ‘derrotamos al neoliberalismo en las urnas y ahora sigue la lucha para derrotar al latifundio y el agronegocio’.

Otro debate importante que permeó toda la contienda electoral fue la actuación de los medios convencionales, que fueron calificados por Conceição como la”dictadura mediática” que enfrenta la presidenta.

“Dilma, quien se ha enfrentado a una dictadura militar, esta campaña tuvo que enfrentar la dictadura mediática. Ahora reelecta no puede ignorar la democratización de los medios de comunicación. Para construir un país democrático y desarrollado es necesario avanzar en el derecho a la comunicación con la expansión de la libertad de expresión y garantía de la diversidad y el pluralismo en la radio y la televisión”.

En entrevista para la página del MST, Alexandre Conceição, de la coordinación nacional del MST, afirma que el papel de la militancia en esta disputa electoral fue fundamental para la reelección de la presidente Dilma Rousseff (PT), y añade que los movimentos sociales tienen el gran desafio de seguir luchando por reformas estructurales en Brail.

Echa un vistazo a la entrevista a continuación:

¿Cómo evalúa la disputa en la segunda ronda, que tuvo lugar entre dos proyectos de gobierno antagónicos: el neoliberalismo, lo que representa la aplicación de Aecio Neves, y el neo-desarrollismo, en la candidatura de Dilma?

En primer lugar reconocemos el papel y la fuerza del activismo social, al ver que los dos proyectos en juego, conscientemente tomaron las calles e hicieron la diferencia, porque la elección se gana en las calles con grupos de trabajo popular, con una militancia preparada y organizada para luchar por democracia.

En este escenario, en el que la lucha fue en las calles y las redes sociales, la derecha disputó las elecciones con todo su poder, con el capital financiero de los bancos, la agroindustria y en especial con los medios de comunicación, que cumplió un rol en la construcción del odio hacia un proyecto de cambios, que tiende a beneficiar a la clase trabajadora de Brasil.
Por lo tanto, Dilma, que ya enfrentó a la dictadura militar, esta campaña tuvo que enfrentar a la dictadura mediática.

¿Qué significaba esta disputa para los movimientos sociales y la clase trabajadora del país?
La contienda electoral fue extremadamente feroz por el odio con que la derecha quería derrotar al PT y los movimientos sociales.
Odio que esta segunda ronda fue aún mayor y se cristalizó en la disputa de la lucha de clases, entre un cambio que agrega los derechos para el pueblo brasileño y el programa que simbolizaba el retroceso neoliberal, que promueve la privatización, la tercerización del funcionalismo público y la masacre y criminalización de la lucha por la tierra.

Como usted ha mencionado, la “dictadura mediática” apoyó la ola conservadora en esta disputa. ¿Cómo el gobierno debe actuar para cambiar esta situación? Después de las críticas de Dilma a la revista Veja, es posible que la democratización de la comunicación se parte de la agenda?

La presidenta Dilma ahora reelegida, no puede ignorar la democratización de los medios de comunicación. Para construir un país democrático y desarrollado es necesario avanzar en el derecho a comunicarse con una ampliación de la libertad de expresión y garantizar la diversidad y el pluralismo en la radio y la televisión.
El gobierno debería dejar de soportar a Globo y Veja, que siempre expresaron su odio hacia la clase obrera. Este segundo término tiene para llevar a cabo el proyecto de democratización de los medios de comunicación, es inaceptable que el gobierno gasta el 70% de los fondos públicos en el ámbito de la comunicación con este monopolio, que sólo ataca y sataniza la lucha del pueblo brasileño con el propósito de mantener sus privilegios.
Los movimientos sociales y las organizaciones ya tienen la propuesta de la Ley de los Medios de Comunicación Democrática, un proyecto de ley de Iniciativa Popular (PLIP) de las Comunicaciones que cuestiona esa concentración de los medios de comunicación y reivindica la regulación de lo que la Constitución dice con respecto a las radios y televisiones brasileñas.
Ya no podemos ser rehenes de las pocas familias que dominan los medios de comunicación y ofrecen el servicio de la desinformación.

Dilma ganó por un pequeño margen, y en gran medida debido a sectores de la izquierda que decidieron apoyarla en esta segunda vuelta. Estos hechos pueden llevar a la militancia y el gobierno del PT más hacia la izquierda?

Con esta disputa apretada correspondió a los movimientos sociales empuñar sus banderas y salir a las calles para garantizar la victoria de Dilma, y sobre todo en las urnas para ratificar lo que ya se había construido en el año 2002: la derrota del neoliberalismo.
En este contexto, los movimientos sociales fueron críticos, aunque sus agendas están lejos de ser cumplidas. Basta con mirar los números débiles de la Reforma Agraria durante sus cuatro años en el gobierno.
Por lo tanto, vamos a luchar y defender nuestras reivindicaciones. Fuimos a la calle para ganar las elecciones y, sin duda guiar la candidatura hacia la izquierda.
Ahora, vamos a seguir uniendo fuerzas y ocupando latifundios por una sociedad más justa e igualitaria.

En su discurso de la victoria, la presidenta Dilma dijo que no creía que la disputa electoral ha dividido al país y enfatizó en la búsqueda de diálogo con todos los sectores de la sociedad. Podemos considerar esto como una indicación de cómo va a ser su segundo mandato?

En América Latina, la derecha continúa su proyecto de tratar de desestabilizar a los gobiernos populares. Brasil no es diferente. Ahora, después de los comicios, predican que el país está dividido en un intento de desacreditar el trabajo del gobierno.
El proceso electoral fue educativo debido a la clara lucha de clases. Por lo tanto, creo que la presidenta, al ver el antagonismo de los dos proyectos, fue empujada inevitablemente un poco más a la izquierda.
Por ejemplo, a pesar de ser beneficiado por el actual gobierno, la agroindustria, como clase, se unió a la campaña de Aécio y la derrotó en todos los lados posibles.

Como su segundo mandato puede alcanzar un anhelo generalizado de cambio en todo el país?

Dilma es democráticamente la presidenta de todos y todas las brasileñas. Y como tal, esperamos que en su segundo mandato realice reformas estructurales que satisfagan las aspiraciones de la clase obrera, los campesinos, los estudiantes y las garantías de los derechos individuales de las personas LGBT, las religiones africanas, las mujeres, etc.
Para garantizar estas banderas se lucha, la presidenta tendrá que gobernar con la gente en las calles, porque el Congreso, fisiólogo y conservador puede derrotar a su gobierno en el parlamento, y sus alianzas de partidos tampoco son poco fiables.

En el tema de “reformas”, la presidenta dijo que la Reforma Política y el referéndum a través de una consulta popular es una prioridad para el nuevo mandato. Como esta reforma puede mejorar la vida de las personas?
El plebiscito, que se celebró en septiembre, es un movimiento ganador. Se obtuvo 7,7 millones de votos a favor de un referéndum sobre una reforma constitucional, y la presidenta Dilma asumió este compromiso.
Las demandas básicas del pueblo brasileño no se cumplen debido a que la estructura del poder político en Brasil y las normas de funcionamiento no permiten grandes cambios.
A pesar de que tenemos el derecho a votar en las elecciones directas, varios factores influyen en la victoria de los candidatos que no están en absoluto comprometidos con las necesidades de la gente.
Tenemos que ser capaces de construir una amplia unidad nacional en torno a un plebiscito oficial de una constituyente soberana y exclusiva. Así que vamos a organizarnos y preparar la lucha para exigirle este compromiso.

Al mismo tiempo, la presidenta reelecta incluso citó la Reforma Agraria, y su programa es vago en el tema del campo. Cómo el Movimiento tiene la intención de actuar a partir de ahora para exigir avance de esta agenda?

Junto con la lucha por la Constituyente Exclusiva, mantenemos firme nuestra lucha por la tierra y la democratización del acceso y uso. Vamos a seguir para tratar de garantizar la producción de alimentos saludables que vienen a la mesa de los trabajadores de la ciudad con un bajo costo, e incluso ayudar al gobierno a frenar la inflación en los precios de los alimentos.
La reforma agraria es una necesidad urgente, y la presidenta debe reconocer este hecho y asentar las más de 120 000 familias acampadas por Brasil.
Derrotaos al neoliberalismo en las urnas y ahora sigue la lucha para derrocar el latifundio y el agronegocio, que no produce alimentos ni trabajo para la población, no crear oportunidades para los jóvenes y expulsa a las personas del campo a las ciudades.
¿Cuáles son los retos de ahora en adelante?
Los movimientos sociales tienen el gran reto de combatir seguida de las reformas estructurales en Brasil. Tenemos que seguir luchando por la tierra, seguir construyendo el plebiscito popular por una constituyente exclusiva y exigir la democratización de la comunicación.
También es necesario reformar el poder judicial, que ha criminalizado la lucha por la tierra en los últimos años, paralizando la creación de nuevos asentamientos engavetando los procesos, bloqueando la demarcación de las tierras indígenas y quilombolas y actúa como el cómplice principal en los delitos de impunidad en el país.
Todos son programas que nacen en la clase obrera y no sólo en un movimiento político o un partido. Son banderas del pueblo organizado, que tienen conciencia de su papel en las movilizaciones de calle, para presionar al gobierno para garantizar las reformas estructurales de un Brasil más justo e igualitario.

 

Posted in Uncategorized