Colombia: Documento FENSUAGRO

30 de abril de 2013

DOCUMENTO AL FORO SOBRE PARTICIPACION POLITICA, EN EL MARCO DE LOS DIALOGOS DE PAZ, ENTRE EL GOBIERNO NACIONAL Y LAS FARC-E.P.

Solo si avanzamos en la construccion de una sociedad democratica, sin excluidos y con vida digna para todas y todos, solo asi abremos alcanzado una paz con plenas garantias de los derechos sociales y politicos para el conjunto de la poblacion colombiana” (FENSUAGRO)

La historia colombiana ha estado plagada de numerosas guerras civiles, de confrontaciones sociales y armadas, cuyas principales causas están referenciadas en una alta concentración de capital, riquezas y por una gran exclusión social y política que ha imposibilitado a la inmensa mayoría del pueblo el goce pleno de los derechos sociales, económicos, culturales y políticos.

La imposición por medio y uso de la violencia, de un sistema político seudo-democrático, autoritario y con profundas raíces feudalistas ha sido la forma predilecta de la clase dominante de mantenerse y controlar el poder político, económico y militar del estado Colombiano.

El surgimiento y extensión en el tiempo del conflicto social y armado en el país, deja ver que las principales causas que hicieron posible su origen siguen pendientes por resolverse, en esa dirección la búsqueda de una salida política al mismo, no solo es necesaria sino que además debe ser la vía que posibilite un gran consenso Nacional sobre la naturaleza del estado y la sociedad que debemos construir en el marco de la paz con justicia social.

En este ideario nuestra Federación considera el actual proceso de paz entre el Gobierno Nacional y las FARC-EP como un momento histórico que puede posibilitar nuevos escenarios políticos que contribuyan a superar el conflicto social y armado, que permita a su vez dar un salto cualitativo en la transformación positiva de la sociedad colombiana. Para ello FENSUAGRO plantea:

1. El actual modelo de la democracia colombiana requiere profundos cambios que conlleven al reconocimiento pleno en la participación política de los ciudadanos y ciudadanas como un ejercicio soberano, propio de la naturaleza humana. Entendiéndose a la vez este ejercicio no como un mero derecho a participar electoralmente, de elegir o ser elegido, sino como el fundamento de la democracia directa y participativa en la toma de decisiones por el pueblo, referente a sus intereses y soberanía.

2. La oposición como devenir de una democracia plena debe gozar de las garantías necesarias para el ejercicio de sus miembros y de sus posiciones políticas ante el poder gobernante. En este ámbito la oposición estará representada por todas aquellas fuerzas, movimientos, partidos políticos y sectores sociales divergentes del Gobierno en el poder. Para ello debe establecerse un estatuto de la oposición que garantice los plenos derechos de está, sin que sean objetos de estigmatizaciones, represiones, desapariciones, pena de muerte entre otras consecuencias.

3. Se llevará a cabo la revocatoria del mandato en todas las instancias del Estado, incluyendo aquellas de elección popular en sus diferentes niveles.

4. Los miembros del Congreso de la República, Cámara y Senado serán elegidos Departamental y regionalmente. Para ello se efectuará un reordenamiento territorial y político de la Nación Colombiana de manera participativa.

5. El Estado deberá asumir la financiación de las campañas políticas y se prohibirá rotundamente la captación de dineros de empresas privadas y emporios transnacionales que tengan intereses en el país.

6. En el marco de la participación política el campesinado urge del reconocimiento de sus derechos como sujeto político y diferencial, de tal manera que se garantice hacer parte de los diferentes escenarios donde se discuta el futuro inmediato de está población, de su economía, cultura, uso de su territorio y el acceso a la tierra de las comunidades campesinas.

7. Las mujeres gozarán de todos los derechos a la participación política y a ocupar en igualdad los cargos de elección popular.

8. Los jóvenes del campo y la ciudad gozarán del derecho a la objeción de conciencia y no serán objeto de discriminación en los cargos de elección popular.

9. El papel de los medios de comunicación estará dirigido a fortalecer la democracia plena y el estado social de derecho; se prohibirá su monopolización y privatización total. El estado garantizará a los sectores sociales el acceso a medios de comunicación.

10. El Gobierno Nacional desarrollará mecanismos agiles para lograr el desmonte de las políticas de Seguridad Nacional, el terrorismo de Estado, la desaparición forzada y del paramilitarismo.

11. Las fuerzas militares, la Policía Nacional y demás aparatos de seguridad del Estado desarrollaran una doctrina propia cuya fuente sea el humanismo, la solidaridad y el respeto irrestricto por la vida de la población civil. Su capacidad en hombres y mujeres no será superior a las necesidades requeridas para resguardar las fronteras y la soberanía nacional; en todo caso en tiempos de paz no podrá haber militarización de los campos y ciudades.
Las fuerzas militares tendrán un espíritu patriótico y popular, por lo tanto quedará prohibido su profesionalización y privatización.

12. Para la efectiva realización y concreción de los acuerdos de paz entre el Gobierno Nacional, las FARC-EP y otros actores insurgentes armados, se deberá convocar una ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE de carácter amplio, representativa desde los movimientos políticos, partidos y sectores sociales del país.

Bogotá D.C. 28 de Abril de 2013

 

Posted in Uncategorized