Organizaciones sociales del campo realizan encuentro unitario en Brasília

Viernes 17 de Agosto de 2012

Adital

unidad_en_el_campoDe 20 a 22 de agosto, organizaciones sociales del campo realizan un Encuentro Nacional Unitario de los Trabajadores/as, Pueblos del Campo, de la Aguas y de las Florestas, en el Parque de la ciudad en Brasilia. Más de 5 mil delegados de todo el Brasil participarán en la reunión que recuerda el primer Congreso Campesino, realizado en 1961.

El encuentro es el primer evento de una serie de movilizaciones articuladas por los movimientos del campo, como Vía Campesina, Movimiento Campesino Popular (MCP), Caritas Brasileira, la Confederación Nacional de Trabajadores Agrícolas (Contag), la Federación de Trabajadores de la Agricultura Familiar (Fetraf), Coordinación Nacional de Articulación de Comunidades Negras Rurales Quilombolas (Conaq), además de movimientos indígenas y pescadores.El propósito es afirmar la lucha de los pueblos y grupos sociales reunidos en el encuentro por el derecho a la tierra e iniciar un proceso de unidad de sus respectivos movimientos en el próximo período.



“La defensa de la construcción de un encuentro unitario es atravesada por un denominador común, enfrentar el agro-negocio. Se trata de un modelo excluyente que además de promover la degradación del medio ambiente, irrespeta las relaciones de trabajo familiar. Esta cantinela de que el agronegocio produce alimentos es falsa, 70% de los alimentos consumidos en el país proceden de la agricultura familiar. El resultado del agronegocio es la degradación productiva y económica”, expresa William Clementino, secretario de Políticas Agrarias de la Contag.

Según Alexandre Conceição, de la Coordinación Nacional del MST y Vía Campesina, el encuentro unitario permite el debate sobre la actual coyuntura agraria en Brasil y a partir de este debate, desarrollar acciones estratégicas conjuntas con otros movimientos para enfrentar al Capital.

“La Reforma Agraria continúa siendo ignorada por el gobierno. Mientras las empresas transnacionales avanzan en la agricultura brasileña, sin el límite de las reglas democráticas. Las luchas y movilizaciones de los movimientos sociales en el campo deben ser mayores y unificadas para conseguir presionar al estado brasileño una fuerza mayor y garantizar el desarrollo de políticas públicas agrícolas para el campo”, comenta Conceição.

El encuentro representa la unificación de las diferentes organizaciones sociales, étnicas y agrarias de Brasil. Pueblos indígenas, comunidades tradicionales, asentados y acampados de la reforma agraria, campesinos contemporáneos, agricultores familiares, extractivitas del bosque, pescadores artesanales, quilombolas y también trabajadores asalariados; se reunirán en la perspectiva de defensa de la soberanía popular.

El Coordinador Nacional de la Conaq, Denildo Rodrigues, destaca que la unificación de las organizaciones sociales presentes en el campo brasileño, constituye un momento histórico para garantizar la defensa de los derechos de los indígenas y quilombolas.

“Se trata de la cuestión del campo brasileño unido en una propuesta procedente de diversas organizaciones sociales que antes luchaban por conquistar derechos, y que hoy luchan por defender derechos conquistados. El Estado brasileño se adentra en las comunidades con las fuerzas armadas violando esos derechos”, dijo Denildo.

Es en esta la coyuntura de amenazas concretas contra la vida y la tierra que los campesinos brasileños tienen la necesidad de comprender en la práctica el proceso de lucha nacional articulado de movimientos sociales y pueblos del campo.

“Estamos viviendo una coyuntura hostil, principalmente para la Reforma Agraria. Desde el Gobierno de Lula se creó el discurso que la solución para la agricultura familiar y campesina, era unirse con las grandes empresas transnacionales. Con la unidad de los movimientos de campo, de las aguas y las florestas, estamos dando un paso para quebrar la lógica de que la Reforma Agraria en Brasil no es necesaria”, enfatiza Francisco Lucena, de la Coordinación Nacional de la Fetraf.

Lucena también subraya la necesidad de políticas que promuevan la igualdad, “ya hemos identificado a nuestro enemigo común, el agronegocio. Ahora necesitamos políticas de distribución de la tierra para una verdadera democratización de la sociedad”, dijo.

Encuentro Unitario en las redes sociales:

Blog: encontrounitario.wordpress.com

 

Posted in Uncategorized