Saludos a todas las Mujeres de Lucha en este 25 de noviembre

(Managua, 25 de noviembre de 2020) Este 25 de noviembre, Día Internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres, así como todos los días,  nosotrxs, las mujeres y hombres de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo, CLOC-Vía Campesina decimos: ¡Basta de Violencia contra las Mujeres! 

Las mujeres campesinas enfrentamos diferentes formas de violencia creada por el sistema capitalista y patriarcal. Muchos Estados en su implementación al modelo neoliberal han dejado el pueblo en abandono, sin servicios básicos, con altos niveles de pobreza y de hambre, que afecta principalmente a las mujeres. El agronegocio avanza en los territorios, robando nuestras tierras, semillas, aguas y bosques. Además, con los duros encierros de la pandemia, la violencia intrafamiliar aumenta, con violaciones de mujeres, jóvenes, y niñas, y aun más trabajo de cuido por parte de las mujeres en las casas. En los territorios, los asesinatos de nuestras compañeras lideresas de lucha no paran.

Frente a esta situación terrible, entendemos que el capitalismo es la mayor fuente de las desigualdades y donde se generan las demás violencias, por eso la lucha es de clase. Sin embargo, primero tenemos que poner fin a la violencia machista y patriarcal. Nos animamos a luchar contra la barbarie, el fascismo, el irrespeto a la vida, la criminalización y necesitamos luchar este día y en todos los días como clase trabajadora.

Como CLOC-LVC, hemos afirmado que nuestras luchas son para generar una sociedad basada en la justicia y la igualdad, respetuosas de los derechos humanos, en camino al socialismo. Las mujeres, tienen derecho a una vida digna.  En el caso de las mujeres del campo, inventoras de la agricultura, cuidadoras de las semillas y nuestras familias, y lideresas de nuestras organizaciones, esta vida digna está directamente relacionada con el acceso a la tierra y la soberanía alimentaria.

Es urgente organizar luchas colectivas y articuladas para denunciar y poner fin a la violencia histórica contra las mujeres, hacia una nueva sociedad.

¡Campesinxs en lucha por nuestros derechos, contra el virus del capitalismo y el patriarcado!

¡Con feminismo construimos socialismo!

Secretaría Operativa Continental, CLOC-Vía Campesina

Managua, Nicaragua


El #25Nov como CLOC- Vía Campesina  llamamos a nuestras organizaciones miembros y aliadas a unirnos al canto de  la esperanza, de la lucha y la resistencia para transformar las realidades nocivas que perpetúan la violencia, para garantizar que las mujeres y diversidades puedan afirmar plenamente sus derechos y su rol en la construcción de  nuevas sociedades.

Únete a nuestro llamado por la vida y contra las violencias! Lee el llamado a acción en completo de La Vía Campesina y participe en nuestras acciones:

  • Comparte nuestra publicación, #25Nov: ¡Llamado por la vida, contra las violencias! con sus organizaciones y radios comunitarias.
  • Participa de cualquier acto simbólico o acción local promovida en tu organización, comunidad o país por el fin de la violencia contra las mujeres. #EsTiempoDeTransformar
  • Únete a nuestra transmisión online de LVC  “Acciones por la vida y contra las violencias” haremos una jornada de lucha, reflexión y mística colectiva.
  •  ¡Estamos en casa, pero no en silencio! Usa los materiales de nuestra Campaña Mundial Basta de Violencia contra las mujeres para redes sociales. Imprime nuestra cartilla de seguridad básica contra la violencia, es importante el cuidado colectivo, no olvides de  traducir a tu lengua local. Todos los materiales disponibles aquí: https://bit.ly/3jC5EoL
  • Comprométete  con tu organización,  comunidad, barrio o amigxs y ayuda a las mujeres y diversidades en riesgo. ¡Produce alimentos saludables, dona canastas, organiza una olla comunitaria o compra la producción de las campesinas! #MujeresEnLucha

VOZ CAMPESINA 73: VOLVER AL CAMPO

Sobre la campaña de la CLOC-Vía Campesina “Volver al campo” en América Latina y el Caribe: desafíos y tareas por delante

Hace unos 8 meses, cuando la pandemia por COVID-19 comenzaba a azotar las Américas, decíamos desde Voz Campesina que esto era un llamado de atención evidente para atender las causas del surgimiento de pandemias: como el sistema pecuario y agroalimentario industrial y la destrucción de ecosistemas por la expansión de megaproyectos extractivistas que destruyen los ambientes que son hábitats de especies silvestres. También decíamos que el cambio necesario estaba y está en los pueblos, en especial en el campesinado, en los pueblos indígenas y afrodescendientes, pero un desafío es la vuelta al campo de estas personas, habiendo sido cientos de ellas desplazadas por conflictos territoriales, por el avance de proyectos mineros, hidroeléctricos, de monocultivos de árboles y granos, e inclusive por bandas criminales de narcotráfico que ocupan las tierras.

La pandemia de COVID-19 dio una alerta a las organizaciones para que la vuelta al campo sea la primera tarea.

En estos meses podemos decir que la problemática por la pandemia vino agravar más la situación, acentuando elementos que desfavorecen a los grupos vulnerables entre los que cabe mencionar: 1. Confinamiento forzado, 2. Abuso de poder en la mayoría de los sistemas gubernamentales y capitalistas, quienes han aprovechado la pandemia para fortalecer políticas públicas (leyes, decretos) en favor de las grandes corporaciones trasnacionales,  agronegocio, 3. Privatización de los recursos naturales como el agua, 4. Apuro por aprobar tratados de libre comercio para tomar el control de la agricultura en medio de la pandemia. 5. Facilitación de agrotóxicos en el Cono Sur y la producción transgénica.

En este programa presentamos los principales resultados del diagnóstico que realizó la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo (CLOC-LVC), en el marco de la campaña «Volver al campo». Dicha iniciativa surge de la preocupación que tienen las organizaciones miembros de la Cloc-LVC por la situación de salud que se vive a nivel mundial, la repercusión en las labores del campo, aseguramiento de la soberanía alimentaria, calidad y disponibilidad de los alimentos. Siendo un desafío en sí mismo, la vuelta de las y los jóvenes al campo, como hablamos en la edición 71 de Voz Campesina.

En este programa participan:

Ileana Torres, apoyo técnico de la Campaña «Volver al Campo» – Nicaragua.

Oscar Recinos, Presidente de la Federación de Cooperativas de la Reforma Agraria Región Central (FECORACEN) en El Salvador.

Jesús Vázquez de la Organización Boricuá de Agricultura Agroecológica de Puerto Rico.

Perla Álvarez de la Comisión Política de la CLOC-Vía Campesina, miembro de la Coordinadora Nacional de Organizaciones de Mujeres Trabajadoras Rurales e Indígenas (CONAMURI).de Paraguay.

Fausto Torrez de la Secretaria Operativa de la CLOC – Nicaragua.

Conducción/Producción: Karla Oporta – ATC Nicaragua / Azul Cordo – RMR.

Compartimos algunas declaraciones destacadas de los invitados en Voz Campesina:

Jesús Vázquez

«La campaña «Volver al campo» es una oportunidad en estos momentos de crisis, para ver todo lo bueno que trae una propuesta a favor de la agroecología campesina, indígena y familiar, y la lucha por la soberanía alimentaria. En Puerto Rico trabajamos la accesibilidad de la agroecología para el pueblo en general, a través de una red de productores que trabajan con una agricultura sana.

En la primera línea, al frente de quienes cuidan a los pueblos en esta pandemia, están los trabajadores y trabajadoras de la salud y están quienes nos sustentan: nuestros agricultores. Fortalecemos esta narrativa, ante la opresión y arresto del Estado, que ha perseguido y detenido a muchos de estos trabajadores agrícolas en ferias ambulantes -aunque las grandes superficies, como los supermercados, son lugares de mayor contagio-. También nos manifestamos contra un modelo que extrae [recursos] de la Madre Tierra como si no hubiera límites y explota toda forma de vida para el beneficio de unos pocos; traemos la discusión hacia la necesidad de crear políticas públicas, promover la reforma agraria, debatir con candidatos políticos sobre el acceso a tierras».

Oscar Recinos

«Volver al campo» significa una integralidad: es la defensa de los recursos, de los territorios, de los bienes naturales; es el fortalecimiento de las culturas locales. El deterioro que ha generado el abandono y la falta de inversión en el campo profundizó la pobreza. Ante eso, en La Vía Campesina apostamos al conocimiento campesino.

Durante la pandemia la militarización fue tomando fuerza; lo que representa un deterioro a la situación democrática en El Salvador. Los militares están tomando un rol que ya se consideraba del pasado. El gobierno estableció centros de contención, que al final eran como campos de concentración. Estuvo totalmente prohibida la movilidad y la gente que tenía que ir a trabajar era detenida, llevada a estos lugares y retenida por hasta tres meses, casi secuestradas.

¿Cómo resistir y organizarse? hay varias acciones que puede hacer toda la sociedad. Nosotros exigimos inversión en el campo para la soberanía alimentaria, inversión en el mundo rural, en la producción campesina. Vamos a plantear al gobierno una inversión escalonada a cuatro años, en el marco del Decenio de la Agricultura Familiar Campesina (FAO) y amparados en la Declaración de Derechos Campesinos de la ONU.

Perla Álvarez

En Paraguay también registramos más militarización, vuelta del autoritarismo y de prácticas muy perversas en el campo. La restricción de la movilidad complicó el trabajo en fincas. [Las autoridades] aprovecharon la vuelta al campo para criminalizar la relación con la tierra y con el campo. De cualquier manera, la gente ha encontrado formas de resistencia productiva, no paró de producir y ha colaborado especialmente con la situación de las ciudades, con las poblaciones urbanas que han quedado desempleadas -el 70% de la población prácticamente no tiene empleo o tiene empleo informal-. En ese sentido, la relación campo-ciudad se ha visto muy fortalecido. Pero, al uso de agrotóxicos, la represión en el campo y la informalidad en la producción agropecuaria, se suma la crisis climática con una fuerte sequía. Necesitamos de políticas públicas que ayuden a contrarrestar los efectos del cambio climático.

Mucha gente migrante ha tenido que retornar a Paraguay porque se quedó sin trabajo en pandemia. Esa gente está vinculada al campo, así que podría trabajar ahí, pero ya no tienen tierra. En una misma finca hay cuatro o cinco familias y la tierra se vuelve muy pequeña para garantizar la producción necesaria para autoabastecerse y contribuir a la alimentación de las ciudades.

El 10 de diciembre estamos previendo una movilización de la CLOC-VC para presionar la aprobación de la Declaración de los Derechos Campesinos en Paraguay e impulsar una reforma agraria, «principalmente para que las mujeres y la juventud volvamos al campo».

Fausto Torrez compartió el planteamiento que hizo la CLOC ante la FAO (La Organización de las Naciones Unidas de la Alimentación y la Agricultura) en su reciente 36ª conferencia para América Latina y el Caribe, que se realizó en Nicaragua (aunque virtualmente) del 19 al 21 de octubre. En este foro participan ministros agrarios y otros altos funcionarios gubernamentales, organizaciones de la sociedad civil y representantes del sector privado, la academia, centros de investigación, entre otros, de los Estados miembros de esta parte del mundo, que trabajan temas vinculados a la agricultura y la alimentación.

«Ante las propuestas de agricultura 4.0, que pueden sonar interesantes pero tienen poca presencia del sector campesino y más bien traen beneficios al sector privado y los monocultivos, desde la CLOC -como parte del Mecanismo de la Sociedad Civil ante la FAO- insistimos en que las políticas públicas lleguen al campo, hacer reforma agraria, lograr el acceso a la tierra y bajar el esfuerzo al agronegocio -que es el que destruye el medioambiente, sobre todo a una naturaleza que está bastante golpeada-. La agroecología es fundamental para garantizar lugares saludables, para promover consumo responsable en armonía con la Madre Tierra y para enfriar el planeta».

Por otra parte, Torrez recordó que en estos días Centroamérica acaba de sufrir dos huracanes (ETA e IOTA): «Esto será un desastre para producción de alimentos en 2021 y para la recuperación económicas de estos países», advirtió.

ESCUCHA LAS CUÑAS RADIALES DE LA CAMPAÑA VOLVER AL CAMPO:

#25Nov: ¡Llamado por la vida, contra las violencias!

La solidaridad, la sororidad y la resiliencia son valores fundamentales para vivir y convivir como sociedades frente a la violencia y  brutalidad del  sistema.

Este #25Nov las mujeres de la V Escuela Continental de Comunicación de la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo CLOC-Vía Campesina nos dicen porque alzan su voz y cuales son sus propuestas de acción contra las violencias.






El #25Nov como CLOC- Vía Campesina  llamamos a nuestras organizaciones miembros y aliadas a unirnos al canto de  la esperanza, de la lucha y la resistencia para transformar las realidades nocivas que perpetúan la violencia, para garantizar que las mujeres y diversidades puedan afirmar plenamente sus derechos y su rol en la construcción de  nuevas sociedades.

Únete a nuestro llamado por la vida y contra las violencias! Lee el llamado a acción en completo de La Vía Campesina y participe en nuestras acciones:

  • Participa de cualquier acto simbólico o acción local promovida en tu organización, comunidad o país por el fin de la violencia contra las mujeres. #EsTiempoDeTransformar
  • Únete a nuestra transmisión online de LVC  “Acciones por la vida y contra las violencias” haremos una jornada de lucha, reflexión y mística colectiva.
  •  ¡Estamos en casa, pero no en silencio! Usa los materiales de nuestra Campaña Mundial Basta de Violencia contra las mujeres para redes sociales. Imprime nuestra cartilla de seguridad básica contra la violencia, es importante el cuidado colectivo, no olvides de  traducir a tu lengua local. Todos los materiales disponibles aquí: https://bit.ly/3jC5EoL
  • Comprométete  con tu organización,  comunidad, barrio o amigxs y ayuda a las mujeres y diversidades en riesgo. ¡Produce alimentos saludables, dona canastas, organiza una olla comunitaria o compra la producción de las campesinas! #MujeresEnLucha

Brasil, Crisis de Bolsonaro

Anderson Amaro

Movimiento de Pequeños Agricultores MPA de Brasil, Secretaría Operativa de Brasil.

El pueblo campesino en Brasil está atravesando una aguda crisis con las políticas implementadas por el gobierno de Jair Bolsonaro. Desde el inicio de su mandato viene promoviendo una constante y acelerada destrucción de la madre tierra, sus seguidores oligarcas viene echando fuego en la Amazonia, Pantanal como forma de destruir los territorios de los indígenas, abriendo brechas para el avance del agronegocio. En este periodo de la pandemia se ha sumado una crisis político-institucional basada en el constante conflicto contra las instituciones, la ciencia, la cultura y promueve sistemáticamente el desmantelamiento de los derechos de clase popular y una política de total sumisión a EUA poniendo la soberanía nacional según plan.

🚩 Ação de Solidariedade de classe do Mutirão Contra a Fome / RJ 🥙 Durante a semana passada os alimentos agroecológicos…

Publicado por MPA – Movimento dos Pequenos Agricultores en Martes, 3 de noviembre de 2020

Con una mirada retrospectiva, el gobierno de Bolsonaro ha pretendido desarticular y criminalizar a la izquierda, a los movimientos campesinos, trabajadores en general. Como muestra de ello puede señalarse como acción política la activación del proceso judicial contra Lula Da Silva, disminución de presupuesto para el tema de la agricultura familiar campesina y para la reforma agraria, desplazamientos, proceso en contra de los territorios indígenas, muchos de ellos atacados, hay un incremento de la violencia y un incremento del deterioro ambiental. Adicionalmente en el contexto de la pandemia, La Vía campesina en Brasil, junto a otras organizaciones del campo propuso un proyecto de ley para impulsar la producción de alimentos como medida para reducir el impacto del COVID 19, la que fue vetada por el presidente Bolsonaro.

Ante este escenario la organización campesina está desarrollando procesos de campañas permanentes contra el hambre, solidaridad en fincas con sectores urbanos, sindicatos, organizaciones que están trabajando con las familias para que puedan producir alimentos, hay compromisos sólidos para alimentar a la población, preservar la naturaleza, semillas criollas y alimentos sanos.

Desde el movimiento campesino se está planeando enfrentar la crisis en diferentes frentes de lucha asegurando la vida, practicando la solidaridad entre los pueblos. Se han planificado actividades en el marco de la independencia de Brasil y de otras fechas conmemorativas. Entre ellas denuncias a nivel de departamentos, marchas.

En el contexto de la pandemia el movimiento campesino se ha visto afectado en la comercialización de los alimentos porque se paralizaron las ferias populares. Sin embargo, se promovió una campaña contra el hambre en dos frentes, el primero orientado a la ayuda de los campesinos y trabajadores urbanos en situación de riesgo alimentario, y el segundo apoyar la producción campesina, este último fue priorizado porque no se logró la venta completa de la producción y quienes lograron salir a comercializarla en algunos casos perdieron sus vidas por falta de políticas del gobierno y su aislamiento social cambiante entre flexible y radical que tendía a la confusión de la población.

🍃🤝🙌Mutirão Contra a Fome no município de Mirante da Serra, Estado de Rondônia. No dia (27/10), famílias camponesas do…

Publicado por MPA – Movimento dos Pequenos Agricultores en Miércoles, 28 de octubre de 2020

Según expertos en el tema alimentario y económico se vislumbra que la falta de alimentos se acentuará a inicios del año 2021, mientras tanto el gobierno no tiene compromisos de acciones efectivas para prevenir la situación que se espera.

Para el movimiento campesino solo hay una forma de reivindicar sus derechos y es mantener la lucha, estar con la mano empuñada, la bandera de la justicia, solidaridad y mantenerse activo en distintas formas, en el caso particular del contexto pandémico se está marcando presencia en las redes sociales y todos los medios digitales posibles. El pueblo tiene que salir a las calles, tienen que mantenerse en pie de lucha para defender sus derechos.

Ver esta publicación en Instagram

O direito a alimentação e um direito Humano, o acesso a alimentação saudável a toda gente, deve ser a prioridade de qualquer país que preza pela Dignidade de seu Povo. Para isso acontecer precisamos haja incentivo a esta produção, no Brasil temos terra suficiente, se necessidade de desmatar ou avançar sobre terras quilombolas e indígenas, para seguir e aumentar a PRODIUÇÃO DE ALIMENTOS, podemos inclusive produzir e recuperar muitas áreas desmatadas e degrada. O que falta par isso acontecer? POLITICAS PUBLICAS DE PRIODUÇÃO E ABASTECIMENTO. Como credito, reforma agraria, POLITICA DE AQUISIÇÃO DE ALIMENTOS amplo e de acordo com a região, DESBUROCRATIZADO E QUE SEJA DE FATO UMA POLITICA PUBLICA e não somente um programa. A AGRICULTURA CAMPONESA é a capaz de produzir alimentos diversificados, e saudáveis pra alimentar todo o POVO BRASILEIRO, através da Merenda Escolas e outras tantas possibilidades de Abastecer nossas cidades com alimentos que cheguem a preços acessíveis a quem trabalha e mora nas cidades e que valorize o trabalho de quem produz no campo E o Estado precisa armazenar alimentos para períodos de entre safra, pensar e ter politicas de abastecimento alimentar, estoque reguladores e subsidiar a produção de alimentos!!!! Precisamos lutar e garantir que seja derrubado os vetos do PL Assis Carvalho.

Una publicación compartida de MPA Brasil (@mpa.brasil) el

Este articulo es parte de un Boletin Informativo de la CLOC-Vía Campesina de la campaña “Volver al Campo”.

Leer mas:


Situación ante la pandemia en el Salvador

Oscar Recinos – FECORACEN

Mientras El Salvador vive un contexto difícil por la respuesta criminal del gobierno frente al COVID-19, organizaciones campesinas como la Federación de Cooperativas de la Reforma Agraria de la Región Central – FECORACEN sigue organizado para masificar la agroecología y construir la soberanía alimentaria en el país.

Con la reapertura oficial de la economía el pasado 24 de agosto sin un preordenado, aumenta la incertidumbre en los salvadoreños por el posible incremento de los casos por COVID19. De acuerdo con datos oficiales, los casos van disminuyendo a un poco más de 25,000, Sin embargo, podría haber manipulación de datos, según manifestar analistas. Para esta fecha se ha registrado una tasa de mortalidad del 1%, sin embargo, El Salvador tiene la tasa de letalidad de médicos más alta de Centroamérica con un 9 %.

En el campo económico, El Salvador es uno de los países más afectados por el cierre de la economía que generara hasta doscientos mil personas desempleadas; cayó el turismo, bajaron las remesas, la calidad de vida de la familia. Sumado a la represión y brutalidad policial.

Durante este período hubo escasez de alimentos en el área urbana y semi urbana pese a que el gobierno proveyó un paquete de alimentos para menos de un mes.

Por otra parte, es importante destacar que con el confinamiento la violencia intrafamiliar ha dejado un poco más de veinte feminicidios. La organización promovió como acción una encuesta y facilitación de número telefónico secreto para denuncia por violaciones a los derechos humanos.

En el sector campesino y organizativo FECORACEN logró hacer contacto con la gente para facilitar semillas insumos a mujeres. Además, mantiene un planteamiento de lucha por la soberanía y Seguridad alimentaria y nutricional (SSAN), contextualizar la realidad del país, fomentar la producción en medio de las amenazas de crisis climáticas, pandémica, económicas, continuar el trabajo y contacto con jóvenes, mujeres, campesinos, promover sus organizaciones y contribuir a mejorar sus alianzas. Previo a la pandemia los temas de lucha estaban orientados a incidir ante gobierno por el decenio de la agricultura familiar, carta de los derechos campesinos aprobada por las naciones unidas en la que se reconócelas demandas del sector campesino que no están siendo cubiertas por el Estado. Se presentó junto a otras organizaciones una reforma a la constitución para que se reconozca el derecho a la alimentación y al agua como bien público, acceso a los recursos como organizaciones.

🌽Con cinco jornadas consecutivas, 30 mujeres rurales de Cumaesland, Acahuaspán, El Marfil, San Alfonso, San Isidro y…

Publicado por FECORACEN en Viernes, 6 de noviembre de 2020

Por parte del gobierno hubo un ofrecimiento de fideicomiso solo que algunos campesinos no cumplen con los criterios. Mientras tanto las organizaciones se mantienen en pie de lucha para exigir al gobierno central y ministerios de asumir el rol que establece la constitución y garantice el bienestar en las familias.

Este articulo es parte de un Boletin Informativo de la CLOC-Vía Campesina de la campaña “Volver al Campo”.

Leer mas aquí:


Derechos de las campesinas y campesinos y proceso de paz en Colombia

¨Sentimientos de impotencia dolor por lo que están viviendo las comunidades¨, esa es la conclusión de uno de los participantes de las Misiones humanitarias que han desarrollado organizaciones sociales y colectivos de DD.HH. en Colombia. En el marco del confinamiento decretado por el gobierno nacional para afrontar la pandemia del Covid19, se ha profundizado de forma inusitada la violencia a la que están sometidas las poblaciones rurales del país, quienes son víctimas del accionar de grupos armados legales e ilegales por igual.

Algunas cifras permiten entender la dimensión de la situación: 971 personas líderes sociales y defensoras de DD.HH. y 211 excombatientes de las FARC han sido asesinados desde la firma del Acuerdo de Paz; 10.000 personas han sido víctimas de desplazamiento forzado sólo en los primeros 3 meses del año; 7.300 personas han sido confinadas por grupos armados ilegales; más de 100personas son víctimas de minas antipersonal. También se presentan algunos hechos que parecen confirmar la permanencia de los ¨falsos positivos¨ como una política del Estado.

Un caso reciente son las amenazas contra la vida de compañeras y compañeros de FENSUAGRO- Colombia

#LaViaCampesina #Solidaridad #EsTiempoDeTransformar 🌏✊🏾‼️𝗖𝗼𝗺𝘂𝗻𝗶𝗰𝗮𝗱𝗼 – 𝗟𝗮 𝗩í𝗮 𝗖𝗮𝗺𝗽𝗲𝘀𝗶𝗻𝗮 – (Harare 10 de Noviembre de…

Posted by La Via Campesina on Tuesday, November 10, 2020

Duque ni se inmuta frente al ciclo de la violencia que se recicla bajo su gobierno; antes bien, parece atizarlo. Manda sus tropas a arrasar con los cultivos de las y los pequeños campesinos, no sólo los cultivos de uso ilícito, también sus cultivos de pan coger, también quemar sus casas, matar su ganado y sus gallinas, también violar mujeres y niñas.

En los casos de protestas frente a los operativos de erradicación forzada el ejército dispara a mansalva, sin importar que se trate de comunidades desarmadas, ni que se arriesgue la vida de los campesinos. Ya son varios los asesinados, muertes que se hubieran podido evitar si el gobierno tuviera la disposición de instalar mesas de diálogo y concertación, una de las exigencias de las comunidades. Es evidente que la estrategia de despojo de tierras sigue vigente bajo el gobierno de Duque.

En el 70,13% del total de casos de asesinatos de personas líderes sociales, las víctimas hacían parte de organizaciones campesinas, indígenas, afrodescendientes, ambientalistas y comunales, lo que refleja que la violencia se está produciendo con ocasión de conflictos agrarios por la tierra, territorio y recursos naturales. El 10% de los casos de homicidios se trata de personas relacionadas con el Programa Nacional Integral de Sustitución de cultivos de uso ilícito (PNIS) o casos producidos por el abuso de autoridad en el marco de operativos de erradicación forzada.

De forma paralela a esta crisis humanitaria, continúa la política de simulación de cumplimiento del Acuerdo de Duque. Se conocen las pretensiones de la actual administración de limitar el cumplimiento del punto relativo al fondo de tierras, al simple registro de las hectáreas que ingresan al Fondo, sin considerar si efectivamente se entregaron predios a campesinas y campesinos sin tierra o con tierra insuficiente. En el mismo sentido, entidades del gobierno están presentándolas cifras sobre formalización de la propiedad rural también como un cumplimiento del punto relativo a la entrega de tierras. Es necesario lanzar un llamado de alerta frente a estas medicaciones de facto del Acuerdo; en el punto 1 se establece que las y los campesinos deben ser beneficiarios de la entrega y formalización de 3 y 7millones de hectáreas de tierra respectivamente. No se puede hablar de cumplimiento del Acuerdo si estas cifras no se cumplen.

La falta de voluntad política para promover los puntos relativos al acceso a tierra y ordenamiento social de la propiedad rural, demuestran que Duque desconoce la importancia de la economía campesina, familiar y comunitaria, así como su papel fundamental en el desarrollo del campo.

Se hace un llamado a la comunidad internacional arrodear y proteger a las comunidades vulnerables del país, exigiendo a Duque que:

•Reconozca la sistematicidad de los asesinatos de personas líderes sociales y defensoras de DD.HH.;

•Reconozca y detenga el genocidio contra el movimiento social que se produce bajo su mandato;

•Adopte las acciones necesarias para que se detengan e investiguen las infracciones al derecho internacional humanitario y vulneraciones a derechos humanos que está realizando la Fuerza Pública,

• Brinde garantías de protección efectivas a las poblaciones de las zonas rurales del país, así como las comunidades que adelantan procesos de erradicación voluntaria y son hostigadas por grupos armados ilegales;

•Detenga los operativos de erradicación forzada de cultivos de uso ilícito, así como los procesos de aspersión con glifosato;

•Detenga la militarización de los territorios, persiga a grupos paramilitares y demás grupos armados ilegales, que hostigan a la población;

•Implemente el Acuerdo de paz de buena fe, promoviendo la democratización y él acceso a la propiedad rural, garantizando la implementación efectiva de los enfoques transversales y respetando el espíritu de lo acordado.

Es necesario que se detenga todo tipo de violencia contra el pueblo colombiano, que el Gobierno de Duque realice un seguimiento responsable a los asesinatos y masacres ejecutadas y que detenga la criminalización de las y los campesinos que exigen la materialización de sus derechos el cumplimiento del Acuerdo de paz.

Este articulo fue publicado en La Via Campesina y también es parte de un Boletin Informativo de la CLOC-Vía Campesina de la campaña “Volver al Campo”.

Leer mas :

Rechazamos amenazas contra la vida de defensores y defensoras de DD.HH integrantes del Pacto Nacional Por la Salud y la Vida

Preparado por el Pacto Nacional Por la Salud y la Vida de los Colombianos y las Colombianas y firmado por la CLOC-Vía Campesina

Desde hace tres décadas, las instituciones de salud y los trabajadores del sector vivimos un proceso sistemático de privatización y deterioro de las condiciones laborales, en un contexto de la violencia social y política. A lo que sumamos hoy la equivocada gestión de la pandemia y el recrudecimiento de las masacres y los asesinatos selectivos de los líderes sociales en todo el país.

En días pasados, varios compañeros han sido víctimas de amenazas, entre ellos nuestros amigos y colegas ROMAN RAFAEL VEGA ROMERO, profesor universitario, activista en favor del derecho a la salud y médico de profesión, fundador  del Movimiento por la Salud de los pueblos MSP y miembro de la Red Salud Paz, de ALAMES y de la Asociación Colombiana de Salud Pública;

ELSA NURY MARTINEZ SILVA, presidenta de la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria FENSUAGRO,  EMMA VELEZ TORO, presidenta de la Veeduría en Salud, Pública y DDHH, además de los  compañeros miembros de Alianza Colombia Libre de Fracking  LUIS ALBERTO GONZALES, OSCAR SAMPAYO, YESID BLANCO, RAUL BARBA RUEDA, LEONARDO GRANADOS Y ALEXANDER MATEUS RODRIGUEZ. También figuran tres mujeres: Graciela Rojas, Mayra Galván y Yasmin Urueta; quienes recibieron amenazas de muerte, junto con otras personas que trabajan por un país más justo. Esas amenazas se producen en medio de las masacres y asesinatos del liderazgo social en todo el país, en medio de absoluta impunidad.

Detrás de las amenazas, presuntamente, están las llamadas “Águilas Negras” (bloques Capital y Magdalena Medio), un grupo que parece actuar en todo el territorio nacional, pero sobre el cual no se han producido detenciones. Es significativo que tales amenazas repiten el patrón de prácticas paramilitares: difamar y calumniar a los líderes sociales, vincularlos con grupos armados, y darles un plazo para abandonar la ciudad.

El sector salud ya ha puesto numerosos muertos y heridos en medio del conflicto donde, como Misión Médica, ha sufrido los horrores de la guerra. De igual manera, las organizaciones sociales y ambientales, ha sufrido la violación sistemática de derechos humanos: a la vida, al trabajo digno, a la libertad de expresión y de organización, pero eso no nos alejará de nuestra defensa del Derecho Fundamental a la Salud y la Vida.

La protección de todos los ciudadanos así como del personal del sector  salud y la garantía de la atención en salud a la sociedad colombiana son deberes del Estado. Urge que el Gobierno, la comunidad y las organizaciones internacionales nos acompañen, en la medida de sus deberes y posibilidades, en la defensa de los y las trabajadoras de salud en Colombia.

Por eso exigimos:

Al Presidente IVÁN DUQUE MARQUEZ, al Ministro de Defensa, CARLOS HOLMES TRUJILLO, al Fiscal General FRANCISCO BARBOSA, al Procurador General  FERNANDO CARRILLO FLOREZ, al Defensor del Pueblo CARLOS ERNESTO CAMARGO, que investiguen y judicialicen a los responsables de estas amenazas.

También solicitamos a:

A la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), vigile la protección de los derechos humanos de las y los defensores que están amenazados por su labor en Colombia.

Llamamos a la sociedad Colombiana a que se solidarice y se una en la defensa de la vida, para exigir al Gobierno Nacional que proteja a las y los defensores de derechos humanos en el territorio Nacional.

Suscribimos como Pacto Nacional Por la salud y la vida de los Colombianos y las Colombianas, la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo – CLOC-Vía Campesina, y las organizaciones que allí se recogen.

via23may16.jpg

FENSUAGRO: DENUNCIA PÚBLICA SOBRE LA GRAVE SITUACION DE DERECHOS HUMANOS CONTRA SU ORGANIZACION

La Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria – FENSUAGRO denuncia ante la comunidad Nacional e Internacional, la grave situación de derechos humanos contra nuestra organización.

Hechos

El día 3 de noviembre de 2020 Elsa Nury Martínez Silva dirigente y actualmente presidenta de FENSUAGRO, recibe por medio de WhatsApp un panfleto de las Águilas Negras – Bloque Capital. El panfleto con fecha del 15 de Octubre lo titulan “Amenaza de Muerte”, amenaza como objetivos militares a varios dirigentes reconocidos del movimiento político y social, entre ellos a nuestra compañera Nury Martínez.

Al interior del panfleto también se amenaza de muerte a los familiares de las personas allí mencionadas, así como de persuadir que se vayan del territorio antes de cumplir la amenaza. Estos hechos se suman a otras violaciones de derechos humanos contra nuestra organización, entre ellas amenazas contra nuestra organizaciones de base y afiliados, hostigamientos, desapariciones forzadas, desplazamientos y homicidios, los cuales entre la firma del acuerdo de paz en el 2016 y marzo de 2020 fueron asesinados 38 afiliados y dirigentes de FENSUAGRO y en lo que va recorrido del 2020 solo en el departamento del Cauca son 5 los asesinados de nuestra federación, demostrando que FENSUAGRO no tiene garantías, el derecho a la organización y la permanencia en nuestros territorios.


Rechazamos

Desde FENSUAGRO rechazamos todos estos actos, que atentan contra la vida e integridad de las y los campesinos y el conjunto del movimiento popular, y que se suman a las graves violaciones de derechos humanos en el país.
Nos solidarizamos con nuestra compañera Elsa Nury Martínez y su familia por estas amenazas realizadas en su contra y responsabilizamos al estado colombiano por cualquier acción que afecte la integridad de esta familia y de nuestros afiliados.

Exigimos


Al gobierno nacional en cabeza del presidente Iván Duque Márquez que garantice el derecho a la vida, a la permanencia en el territorio, realizar las acciones legales para determinar los directos responsables de estos hechos, que se tomen todas las medidas necesarias para proteger a Elsa Nury Martínez y su familia. Así como realizar las acciones pertinentes que lleven a detener todos estos graves hechos.

Solicitamos


A las organizaciones políticas, sociales y populares mantenernos en alerta ante la situación de derechos humanos en el país y realizara las denuncias y acciones que busquen detener estos graves hechos. A la comunidad internacional realizar acompañamiento, seguimiento y monitoreo ante la grave situación de derechos humanos en contra de nuestra organización y las diferentes organizaciones sociales y políticas del país que hoy sufren la violencia indiscriminada por parte de las fuerzas paramilitares del país.


COMITÉ EJECUTIVO NACIONAL DE FENSUAGRO.
Bogotá D.C, 9 de noviembre de 2020.

Campaña de Solidaridad: Honduras y Guatemala Ante la Tormenta Eta

Centroamérica es una región muy vulnerable a los efectos del cambio climático; una zona que a finales del invierno convergen tormentas y huracanes, deslizamiento de tierra e inundaciones de ríos. En días recientes, el Huracán Eta ha dejado destrozos en la infraestructura, la producción campesina y pérdida de vidas humanas.

Nuestras organizaciones campesinas, trabajadores asalariados y pueblos originarios en Honduras y Guatemala pasan por un momento muy difícil y esta situación se debe también a los gobiernos que ejecutan políticas neoliberales que se manifiestan en el enriquecimiento ilícito de la clase política y empresarial dominante que gobierna, la falta de institucionalidad, la corrupción sobre los fondos estatales y de cooperación internacional; además la privatización de los servicios básicos.

Como consecuencias de estos manejos, la clase desposeída: el campesinado, los y las obreras trabajadoras asalariadas y comunidades indígenas sufren el abandono de sus Estados. La situación socioeconómica y ambiental de estos sectores es vulnerable y se recrudece cuando de fenómenos meteorológicos se trata o bien crisis sanitarias como la Pandemia del Covid-19 que actualmente se vive.

Honduras y Guatemala son dos países que denuncian sistemáticamente la falta de políticas sociales y económicas; el abuso de poder dirigido al acaparamiento de tierras y territorios para la expansión de monocultivos y el extractivismo, realidad que vulnerabiliza los derechos de las poblaciones, pero sobre todo provoca la destrucción lenta y progresiva de los bienes naturales.

Con la llegada del Huracán Eta, es más que evidente esta realidad. Nuestras organizaciones campesinas e indígenas de ambos países, la Central Nacional de Trabajadores del Campo – CNTC y el Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina – CODIMCA en Honduras; el Comité de Unidad Campesina – CUC y la Coordinadora Nacional de Viudas en Guatemala – CONAVIGUA denunciaron la inexistencia de planes de prevención y evacuación de las zonas afectadas por parte de sus gobiernos.

En Guatemala, el Comité de Unidad Campesina – CUC miembro de la CLOC-VC reporta decenas de comunidades inundadas y aisladas, casas e infraestructura dañada, cientos de hectáreas de cultivos campesinos perdidos totalmente por los ríos desbordados, ausencia de albergues y hacinamiento de familias. Este panorama principalmente en el Valle del Polochic y diversos municipios de las tierras bajas de Izabal, Alta Verapaz y El Quiché. En las tierras altas de Alta Verapaz, El Quiché y Huehuetenango, las lluvias torrenciales han provocado derrumbes que han causado pérdida de vidas humanas, destrucción de viviendas y cultivos, así como el corte de carreteras por los derrumbes.

En Honduras, CODIMCA reporta que sus bases organizadas en los departamentos de Yoro, Santa Bárbara y Lempira se encuentran damnificadas; la CNTC reporta que sus bases organizadas en 12 de los 18 departamentos hondureños se vieron afectadas.

Solo el Pueblo salva el Pueblo! es la consigna en estos dos países que enfrentan la tormenta con la solidaridad de los mismos compatriotas que con acciones propias se han dado a la tarea de recolectar alimentos no perecederos, medicinas, productos de bioseguridad y demás enseres importantes para solventar algunas necesidades básicas.

Unamos toda nuestra fuerza por la solidaridad de los pueblos y unamos recursos para ayudar a paliar y mitigar el desastre que dejo el Huracán Eta, coordinando esfuerzos con las organizadas antes mencionadas.

Estaremos compartiendo enlaces de llamados a solidaridad y también pueden comunicarse con la Secretaría Operativa de la CLOC-Vía Campesina a secretaria.cloc.vc@gmail.com o +505 8998 5564 para coordinar su donación.

Comunicados / Llamados de Solidaridad de Organizaciones de la CLOC-LVC (actualizaremos esta lista de manera continua):

Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina – CODIMCA

Comité de Unidad Campesina – CUC Guatemala

Realizar una donación para CODIMCA, CNTC y CUC a través de Grassroots International: https://grassrootsonline.org/get-involved/donate/hurricane-eta-emergency/

Pueblos Soberanos, Pueblos Solidarios

Secretaria Operativa de la CLOC-Vía Campesina

Managua, Nicaragua 8 de Noviembre del 2020

Huracán Eta deja destrucción, cientos de víctimas mortales y miles de desaparecidos en Centroamérica

El ciclón tropical Eta, originado  en la península de Yucatán en México, el pasado 28 de octubre y considerado el segundo huracán más fuerte registrado en el mes de noviembre, ha dejado hasta la fecha miles de afectados en Nicaragua, El Salvador, Costa Rica, Guatemala y Panamá.

El pasado 31 de octubre, en base a las informaciones y recomendaciones emitidas por el Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales-INETER, el Gobierno de Nicaragua a través del Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención a Desastres-SINAPRED, reafirmaba el estado de Alerta Verde en toda Nicaragua y Alerta Amarilla para la Región Autónoma del Caribe Norte-RACN y los departamentos del norte del país, ante lo que serían las posibles afectaciones de la Tormenta 29 Eta en estas zonas del país. Previendo así el progreso de este evento a categorías ciclónicas superiores (Tormenta Tropical y Huracán) que habría de manifestarse con fuertes vientos, marejadas ciclónicas, lluvias intensas con inundaciones en las zonas bajas costeras del litoral y las riveras de los ríos. En efecto, el día 02 de noviembre se declaraba Alerta Roja para la Región Autónoma del Caribe Norte y Triángulo Minero y Alerta Amarilla para los Departamentos de Jinotega, Nueva Segovia y Chinandega ante la formación del huracán ETA en el Caribe Central el cual se intensificaría gradualmente. El huracán Eta en categoría 4, toca tierra en la ciudad de Bilwi-Puerto Cabezas la madrugada del 03 noviembre con vientos sostenidos que alcanzarían hasta 230 kilómetros por hora.

Oficialmente, en horas de la tarde del miércoles 04, la tormenta tropical abandonaba Nicaragua, adentrándose al vecino país de honduras en calidad de depresión tropical.

Las afectaciones por el paso del huracán Eta en Nicaragua, al momento están en la pérdida de más de mil viviendas, y pérdidas de cultivos como el frijol por las inundaciones y otros cultivos afectados por los fuertes vientos y las persistentes lluvias.

Nicaragua, con su sistema nacional de prevención de desastres, se organizó para tomar medidas preventivas desde días antes de la llegada del Huracán Eta, incluyendo la evacuación de más de 20,000 personas en la región caribeña, el envío de 80 mil toneladas de alimentos y materiales para albergues, planes para estabilizar los sistemas y abastecimiento de energía y agua, y acompañamiento por parte del ejército y la coordinación con otras instituciones estatales.

En comparación con el Huracàn Mitch, hace 22 años los estragos fueron menores. El Gobierno Central está trabajando en reparaciones de las infraestructuras y abastecimiento de alimentos y enseres necesarios para la población afectada.

Las afectaciones generadas por Eta, son aún más lamentables para el resto de los países de Centroamérica principalmente Honduras, Guatemala, Costa Rica y Panamá; se reportan cientos de víctimas mortales, decenas de desaparecidos, miles de familias que abandonan sus comunidades para buscar refugio ya sea  en albergues improvisados, centros de atención que en su mayoría no cumplen con lo mínimo, sin camas, sin comida y donde las medidas de bioseguridad por la pandemia del COVID-19 ni siquiera son consideradas. Cientos de familias han aguardado en los techos de las casas hasta 48 horas para ser auxiliados.

Las organizaciones de la CLOC-Vía Campesina en Honduras: la Central Nacional de Trabajadores del Campo – CNTC y el Consejo para el Desarrollo Integral de la Mujer Campesina – CODIMCA denuncian el abandono y la irresponsabilidad del Estado Hondureño ante esta emergencia climática; informan sobre comunidades completamente inundadas sin energía eléctrica y sin red telefónica lo que imposibilita la comunicación. Entre los Departamentos más afectados se encuentran San Pedro Sula, Yoro, Cortés, Atlántida, Colon, Gracias a Dios, Olancho e Islas de la Bahía.

En Guatemala, el Comitè de Unidad Campesina – CUC miembro de la CLOC-VC reporta decenas de comunidades inundadas y aisladas, casas e infraestructura dañada, cientos de hectáreas de cultivos campesinos perdidos totalmente por los ríos desbordados, ausencia de albergues y hacinamiento de familias. Este panorama principalmente en el Valle del Polochic y diversos municipios de las tierras bajas de Izabal, Alta Verapaz y El Quiché. En las tierras altas de Alta Verapaz, El Quiché y Huehuetenango, las lluvias torrenciales han provocado derrumbes que han causado pérdida de vidas humanas, destrucción de viviendas y cultivos, así como el corte de carreteras por los derrumbes. Como en otras tragedias, la respuesta gubernamental está ausente, es lenta o ineficiente.

 “Calculamos que entre fallecidos y desaparecidos las cifras no oficiales nos arrojan más o menos 150 muertos,” llegó a decir este viernes 06 sobre la situación en su país el presidente Alejandro Giammattei.

La gran mayoría de estas víctimas, aún sin confirmar, se encuentran en la aldea Quejá del municipio norteño de San Cristóbal Verapaz, que quedó en buena parte sepultada por un alud.

Según el mandatario, un reporte preliminar de las brigadas de rescate indica que en esta aldea unas “150 viviendas quedaron soterradas y se calculan 100 personas fallecidas“, aunque los cuerpos no fueron aún localizados.

Las fuertes lluvias de Eta, también dejaron sus estragos en Panamá; 17 personas murieron y el Estado Panameño declaró  estado de emergencia ambiental para las provincias de Bocas del Toro, Coclé, Chiriquí, Herrera, Panamá, Panamá Oeste, Veraguas y en la Comarca Ngäbe Buglé. Las autoridades panameñas detallaron que 68 personas están no localizadas en la zona occidental del país, área más afectada y detallaron que son 2,587 personas afectadas y se han rescatados 832 personas. Además, hay 68 personas incomunicadas, 25 sitios de deslizamientos y 29 puntos de albergues. En Costa Rica, se dio labor para la evacuación de familias afectadas; carreteras afectadas con deslizamientos, aumento del caudal de los ríos y reportes de inundaciones en distintas partes del país.

Con las organizaciones de la CLOC-Vía Campesina de la región, seguimos dando seguimiento a esta situación trágica que ha afectado a muchas comunidades campesina e indígenas de nuestra región.

Foto de portada: Rio Prinzapolka, Radio Primerisima