La igualdad de las mujeres en Europa: 100 años de lucha no bastan

Bruselas 8 de marzo 2011

Con la ocasión del día internacional de la Mujer, la Coordinadora Europea Vía Campesina reitera su compromiso con la lucha por la igualdad de las mujeres a todos los niveles mientras que las mujeres siguen siendo victimas de la violencia machista y de discriminaciones a nivel económico político, social y cultural.

La Unión Europea, en su intento de resolver la crisis en función de los intereses del capital, está impulsando a los gobiernos a llevar una política de reformas que suponen un grave retroceso de los derechos de las personas y que se concretan en reformas laborales, reformas de las pensiones, privatizaciones de servicios públicos,…. Estas reformas afectan mucho más a las mujeres y son especialmente duras para las campesinas y trabajadoras agrícolas.

 

La concentración del poder en manos de algunos pocos continúa tanto en Europa como a nivel mundial. El acaparamiento de tierras es un ejemplo claro de esta tendencia. Las mujeres, por aspectos culturales o una falta de reconocimiento de su papel, no tienen un derecho igual de acceso a la tierra. La presión añadida por los monocultivos de exportación en el contexto del acaparamiento, aumentan estas dificultades de acceso y complican la producción alimentaria (véase invitación aquí abajo a un seminario en Bruselas).

Las políticas europeas comerciales, agrícolas, y de desarrollo siguen negando el papel clave de las mujeres en la producción de alimentos y la conservación de la biodiversidad.

Las políticas comerciales siguen funcionando según una lógica de conquista de mercados a favor de algunas grandes empresas destruyendo los mercados locales y de proximidad, e imponiendo precios por debajo de los costes de producción, lo que supone la expulsión de los campesinos y campesinas de los mercados y la precarización del trabajo con un impacto especialmente fuerte sobre las campesinas.

Las campesinas europeas están mayoritariamente presentes en pequeñas explotaciones. Un apoyo claro a estas mujeres es clave para mantener el medio rural europeo vivo, para conservar la biodiversidad y luchar contra el cambio climático. No obstante, la Política Agrícola Común actual diseñada por la OMC para la agro-industria, discrimina a estas campesinas no reconociendo sus derechos en el reparto de las ayudas. El acceso a la tierra o al crédito siguen siendo desafíos mayores para las mujeres, la titularidad compartida no esta generalizada, lo que afecta entre otros a la independencia de las mujeres (en cuanto a los ingresos, en casos de divorcio,..).

¿En qué momento las políticas europeas van a promover activamente la igualdad de las mujeres y poner en práctica la soberanía alimentaria?

Nosotras reclamamos:

1. un igual acceso a todos los derechos económicos y sociales

2. una nueva PAC que reconozca todos los derechos de las campesinas para lo cual es imprescindible un reconocimiento claro de la cotitularidad de las explotaciones

3. que las políticas de igualdad sean transversales en todas las políticas de la UE

4. que la participación en pie de igualdad de las mujeres en todos los procesos de toma de decisiones sea garantizada por leyes de paridad

5. la aplicación de medidas de acción positiva hasta conseguir la plena igualdad de las mujeres

6. la eliminación de todas las discriminaciones legales, sociales, económicas o morales.

 

 

Posted in Uncategorized